Proyectos
Santuario y neveras de Nuestra Señora de los Ángeles de Toloño (Álava)
Control arqueológico. Documentación geométrica.
Slider

Año de realización: 2016-2017.

Trabajos realizados: Control arqueológico. Documentación geométrica.

Equipo de trabajo: Leandro Sánchez Zufiaurre, Eder Domínguez Ballesteros. Álvaro Morillo Navarrete, Josu Iturrate Aguirre.

 

En los años 2016-2017, el Servicio de Patrimonio Histórico Arquitectónico de la Diputación Foral de Álava ejecutó la Consolidación Estructural de Emergencia en las fábricas de piedra del Santuario de Nuestra Señora de los Ángeles de Toloño, y la consolidación de las neveras. Este trabajo se realizó bajo la dirección del arquitecto Ángel García Armentia, y bajo control arqueológico.

Las ruinas del Santuario se encuentran al sur de Álava, cercanas al castillo de Toloño, en una posición elevada de la Sierra del mismo nombre. Junto a los restos del Santuario se sitúan dos neveras de piedra, excavadas en la roca y al sur las ruinas de una ermita humilladero. Todos estos elementos forman un mismo conjunto patrimonial, aunque pertenezcan actualmente a dos municipios distintos: Labastida y Peñacerrada.

Se desconoce el origen del monasterio, aunque aparece en la documentación escrita desde el siglo XIII. A finales del siglo XIV fue ocupado por una congregación de la orden de los Jerónimos que ocuparon el lugar hasta 1422. En este año lo abandonan pasando el monasterio a formar parte de la Hermandad de la Divisa, compuesta por varias villas que se encargaron de la administración de sus rentas. En cuanto a las neveras, la primera de ellas (suponemos que la perteneciente a Peñacerrada) se construyó a finales del siglo XVII y la segunda (la que se sitúa dentro del municipio de Labastida) a comienzos del siglo XVIII. La producción y venta de nieve y hielo supuso importantes ingresos para el Santuario, que se mantuvo activo hasta la primera Guerra Carlista, momento en el que es incendiado por las tropas liberales y abandonado, acelerando así su deterioro.

Antes de nuestra intervención los restos estructurales de este conjunto patrimonial se hallaban en un estado ruinoso, habiendo perdido parte de su materialidad. Dado el colapso que de forma inminente iban a sufrir las estructuras, se decidió actuar; los trabajos de consolidación afectaron de forma muy positiva a los elementos patrimoniales, sin dañar su información histórica.

Nuestro trabajo se desarrolló desde finales del 2016 y durante todo el año siguiente, llevándose a cabo diferentes obras. En el Santuario se reforzó el arco de la cabecera de la iglesia, se protegió un lavamanos reconstruyendo una pequeña bóveda sobre él, se reforzó la bóveda del aljibe del interior del Santuario, se rejuntaron con mortero de cal y arena aquellos muros que estaban en peor estado y se añadieron sillares y mampuestos únicamente cuando eran esenciales para la seguridad de los muros. En este sentido, las partes que requerían una mayor intervención se situaban en la zona oriental, donde la pérdida de piezas hacía peligrar los restos de la estructura, con riesgo de derrumbes que podían suponer un peligro para los visitantes. Por ello se reconstruyó la base del contrafuerte SE y la parte superior del muro este, además de un hueco existente en este muro.

En las neveras también se ejecutaron trabajos de consolidación. En la que pertenece a Labastida se realizó además una cata para conocer las características de su alzado exterior y se consolidaron y recrecieron algunas partes que se encontraban en muy mal estado. Los restos del edificio anexo al norte de esta nevera también se rejuntaron para paliar su deterioro. En la nevera de Peñacerrada se intervino principalmente en la zona SW, que presentaba un derrumbe muy acusado; se limpiaron y consolidaron sus muros, reconstruyendo parte de la estructura. En el transcurso de limpieza y desescombro de esta nevera sacamos a la luz los restos de la caseta anexa.

Los accesos también fueron mejorados con la creación de una rampa en torno al Santuario que fue controlada desde el punto de vista arqueológico. En su ejecución no se llegó a remover más que escombro, por lo que el subsuelo de la zona no se vio afectado, pudiéndose apreciar que la roca natural afloraba muy superficialmente. Al finalizar la obra, la rampa se cubrió con un relleno de arena y se señaló con una serie de estacas y una soga marcando el límite de seguridad para peatones. Esta delimitación con estacas y sogas se utilizó también en las neveras, haciendo más visible su ubicación sobre todo para evitar posibles accidentes.

El objetivo de este trabajo fue la consolidación de las estructuras para evitar su derrumbe, no su reconstrucción. La adición de elementos solo se llevó a cabo en aquellos lugares en los que era absolutamente necesario para evitar su colapso. Todos los trabajos se realizaron de manera sistematizada con arquitectos, responsables de las obras y arqueólogos, realizando visitas y reuniones periódicas que propiciaron una gran coordinación y la correcta ejecución del proyecto.

Qark Arqueología SL
C/ Dulzaina 10, bajo.
01006 Vitoria-Gasteiz
Tel.: 945155027 / 691572905
Email: info@qark.es